Fiestas emprendedoras

¡Que levante la mano la que no metió bailecito cuando sumó un cliente nuevo! Eso es emprender: sentir alegría cada vez que conectamos con nuestra comunidad, es aportar valor desde nuestro lugar. 

Lo que más me gusta de emprender es los lazos que se crean entre nosotras. Desde las recomendaciones hasta las catarsis, pasando por las felicitaciones y el apoyo permanente… siempre hay una emprendedora del otro lado de la pantalla.

Estar de los dos lados -como compradora y como emprendedora- te hace elegir opciones que se alineen con tus creencias. ¿Cómo no voy a apoyar a otros emprendimientos locales que la reman en este contexto? 

Cuando comprás a una emprendedora, tu dinero alimenta sueños. Aportás a la independencia, al mantenimiento de una casa, a un proyecto de vida. Qué lindo ser parte de esto, ¿ah?

Y si no podés comprar, siempre podés dejarnos un mensajito, un me gusta o recomendar nuestros posteos/productos/servicios. El apoyo y el cariño virtual siempre es bienvenido.